viernes, febrero 19, 2010

Dame de baja en San Valentín

La última persona en la que debiste haber pensado el 14 de febrero fue en mí. Y si lo hiciste, debió ser un último suspiro, una despedida mental, un solemne borrón de la memoria.

Dame de baja en San Valentín.

Que también es el día de la amistad, cierto.
Me queda claro que si te acordaste de mí en ese día fue por un sentimiento de amistad.

Nuevamente, dame de baja en San Valentín.



La distancia multiplica los cuestionamientos,
y si “la intensidad de una pasión se calcula por la soledad que le precede” (maestro, Xavier Velasco), entonces el grado de soledad que uno siente se calcula por la intensidad de la pasión que le antecede.

Esa medición completamente subjetiva la dejo a tu criterio.

Y si yo estoy escribiendo estas líneas, diciendo lo que digo, con la carga emocional que (quizá no explícitamente pero que) ello conlleva, definitivamente es por algo.

Solo hay que saber (y querer) leer entre líneas.

Y no es que quiera ser masoquista. No es que pretenda medir el nivel de soledad en el que me pueda encontrar. Primero porque no me siento solo. Y segundo porque justamente pido ser dado de baja para luego no sentirme solo. ¿Me dejo entender?

Sí, miedo. Sí, solo.
El décimo segundo peldaño del último año fue, lo califico, como un castillo de naipes al que le quitas una sola carta.
Mi última visita, un tiro en la sien.

Si alguna vez me dijiste que yo era como una droga (tentador pero prohibido),
tú serías como la manzana que probó Eva: codiciada, llamativa y letal.

---------------------------------------------

No olvides que la distancia también lleva al recuerdo imparcial.

Lo viste en “500 days of summer”.
Cuando miras atrás y te das cuenta de las cosas dichas, lo que no se dijo, las supuestas razones, las excusas, los silencios, los errores, lo que se hizo y no se debió hacer, las otras personas, las puertas abiertas, las idas y venidas, el círculo vicioso, el final sin términos, los reencuentros a escondidas, yo el otro y tú sin saber lo que querías, la incertidumbre, la frustración, la confusión, y todo hecho un despelote.

Un círculo vicioso tan difícil de vivir y de simplemente dejar, que había que huir.

Y huí.

No me mires así. No lo hice con malas intenciones. Aquí solo hay realidad. Una cruda realidad.

Una manzana que volvería a probar una y otra vez si el tiempo regresara siempre al 2009.

Y es que uno solo huye cuando no puede simplemente salir.
Y si no se puede simplemente salir, es porque hay algo que lo impide.
Algo que te ata, algo a lo que te rehúsas a dejar ir.

Cariño. Sí, cariño.
De eso no puedes dudar.


A este lo conocía solo de vista, pero tú me lo presentaste.
Sí, en el 2009.

4 comentarios:

Jorge Alcantara dijo...

Hola!. Mi nombre es Jorge Alcantara y navegando por internet me encontré con tu blog: http://elextraensupropiavida.blogspot.com/, y estaba pensando en intercambiar enlaces contigo.

Tu enlace apareciera en: http://carcajeadas.blogspot.com/ un sitio con PageRank 3, además de un alto numero de publicaciones, pocos enlaces salientes y un alto numero de visitas que se van incrementando exponencialmente.

Si esta interesado por favor pon mi enlace en tu Blog con los siguientes datos y envíame un mensaje a palopalacios1803@hotmail.com para poner el tuyo al instante:

Titulo: tocar guitarra
Url:http://www.guitar2000.com/

codigo enlace:
tocar guitarra

Gracias por tu tiempo;
Jorge Alcantara

Anónimo dijo...

me gusto un monton :)

Fαтii ツ dijo...

hoy he encontrado tu blog
& hoy m has leído la mente...
u_u
qé preciso!

Natalia dijo...

estúpido san valentín eh?